DANIELA ELBAHARA     ( Huichapan 1–1, Hipódromo, 06100, CDMX — Tuesday to Friday (By appointment only) – Press / appointments: danielaelbahara@gmail.com, @danielaelbahara )









English     Español

Actuales     Pasadas     Ferias

CORO MUDO DE NUBE Y CHARCO
Rodrigo Echeverría
20 Feb al 3 de Abril 2021

Alfonso Reyes se refiere al coro griego con estas palabras:

El coro funciona rítmicamente, como un instrumento dinámico por donde estalla […] la carga emocional precipitada en el fondo del ánimo […] Y por eso es fuerza que el coro esté presente a todos los acontecimientos y hasta a las revelaciones secretas: para conocer el drama y ponerse en contacto con él; para sentir, para emocionarse,
y desahogar […] la emoción […], la piedad, el terror.*

*Reyes, Alfonso, 1996. “Las tres «Electras» del teatro ateniense”, en Obras completas. T. 1: Cuestiones estéticas, Fondo de Cultura Económica, México, p. 30.

La pintura no nos habla con palabras, más bien nos comunica desde el origen de las ideas, que son las imágenes: es una comunicación directa. A través del ojo la imagen se transforma en pensamientos y emociones. La mirada descubre la profundidad de la existencia, que es primero muda, y luego —por necesidad de los pensamientos— engendra palabras. Un recién nacido llora después de dar su primer respiro, al ver la locura y deformidad del mundo. La adultez es la codificación de toda esa deformidad.

Las nubes se desintegran en lluvia, lluvia que crea charcos. En las nubes imaginamos formas y en los charcos vemos nuestro reflejo. Las nubes son el espejo de la imaginación; los charcos, el reflejo de nuestra perversión. Las pinturas son nube y charco. La libertad de la imaginación se encuentra en la nube; la esclavitud de nuestros problemas, en el charco. En la nube descansamos y en el charco preguntamos. La nube es el fenómeno, mientras que el charco refleja al fenómeno pensante: es una dinámica de lo interno y lo externo.

Todos somos una especie de héroes trágicos y lo que nos une es la manera fundamental de percibir lo que nos rodea. Percibimos el sol, la luz, la sombra y la materia, que luego son codificados con distintos nombres. Surgen las emociones y los sentimientos, para finalmente llegar a lo que concierne a todo ser humano: la moral y la ética.

La premisa de esta exhibición es que las obras mostradas componen un coro mudo de nubes y charcos, que invitan, a través de los personajes presentes en las pinturas, a ser parte del espectáculo de percibir la vida.

Rodrigo Echeverría, Ciudad de México, Febrero 2021


Virtual Tour:





SISTEMA DE ILUSIONES
Hugo Robledo
14 Nov 2020 al 6 de Feb 2021

El cuerpo de obra presenta parte de una revisión histórica de la modernidad en América Latina para señalar las convergencias entre estética e ideología. De manera específica, se trata de una indagación acerca del Movimiento Moderno en la arquitectura y el contexto de regímenes autoritarios que sacudieron la región a lo largo del desarrollo de la Guerra Fría. Las pinturas evocan las formas arquitectónicas de la modernidad que expresan una intensa búsqueda estética y simultáneamente constituyen un dispositivo ideológico y político.

El espacio pictórico se vuelve un campo de juego entre la lógica y la fantasía. La búsqueda por una construcción compositiva racional coexiste con una seducción cromática y rasgos de anomalías espaciales. Aparece un lenguaje visual ambiguo situado en el límite entre abstracción y representación. La pintura ofrece posibilidades de superficie en la que se manifiestan paralelamente rastros de la imperfección manual y la frialdad de acabados industriales.

Imaginar el futuro es una de las operaciones que realiza la arquitectura. Las sociedades y los gobiernos de la modernidad proyectaron sus deseos de progreso a través del espacio arquitectónico. El brillo del optimismo ha envejecido al mismo tiempo que la superficie del concreto. Sus fisuras revelan un proyecto detenido que en nuestra época aparenta ser una lejana ensoñación.


Tour virtual:






A PREGNANT THOUGHT
Jesi Jordan
Sept 13 to Oct 30, 2020

Creo que la emoción, cuando no se siente, se encarna y luego impregna la mente subconsciente. Mis pinturas actúan como rayos X emocionales, donde pinto imágenes extraídas de mi psique y luego mapeo en mi cuerpo el lugar donde la memoria emocional se hincha y se reproduce. Estas pinturas son profundos monólogos internos que resuenan en mi interior.

Para hacerlas, tomo un pensamiento o sentimiento en especial y lo divido y subdividido en muchas partículas que componen mi psique. Los ojos, las orejas, la nariz, los pechos, la boca y la mente son pequeños espíritus psíquicos con sus propias personalidades únicas, todos tienen relaciones complejas entre sí. Las dinámicas que ocurren entre estos crean el sesgo de cómo se ve y se siente el panorama general.

En mis pinturas, hay dos universos paralelos, la experiencia más grande es mi comprensión actual de la realidad, y el mundo más pequeño dentro de ella es lo que crea esa perspectiva. Para dar más contexto al cuadro grande, muestro lo que siento que está sucediendo desde dentro.

Jesi Jordan



Tour virtual: